22 nov. 2012

La herida


He recibido la vida como una herida,
y le he prohibido al suicidio que haga
desaparecer la cicatriz.

Quiero que el Creador contemple,
a cada hora, durante toda su 
eternidad, esa grieta abierta.
Ese es el castigo que le otorgo.

Conde de Lautréamont

No hay comentarios: