6 may. 2013

Ausencia






Habré de levantar la vasta vida 
que aún ahora es tu espejo:
cada mañana habré de reconstruirla

Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.

¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?

Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde.

Soy el que es nadie, el que no fue una espada 
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.

Jorge Luis Borges


No hay comentarios: